Nuestros servicios

Dedos de martillo

La prevención es clave, pero el tratamiento puede ayudar.

Los dedos en martillo son deformidades dolorosas que con frecuencia se forman en el segundo, tercero o cuarto dedo. La condición a menudo es causada por un problema en la mecánica de los pies: el modo de andar particular de la persona o la manera en que camina, o los zapatos que no se ajustan cómodamente a la deformidad. Los dedos en martillo se pueden formar después de usar zapatos demasiado estrechos o cortos para el pie o que tengan tacones excesivamente altos. Los zapatos que no tienen el tamaño adecuado forzarán a los dedos de los pies a una posición doblada durante largos períodos de tiempo, lo que hará que los músculos se acorten y que los dedos se doblen hacia la deformidad de un dedo en martillo.


El martillo también puede ser causado por complicaciones de artritis reumatoide, osteoartritis, traumatismo en el pie, herencia o un accidente vascular cerebral. El dolor y la movilidad difícil de los dedos de los pies, las deformidades, los callos y los callos son síntomas de un dedo en martillo.

Alguien que sospeche que tiene los síntomas de un dedo en martillo debe consultar con un médico, particularmente un podólogo. Los podólogos diagnostican y tratan las complicaciones del pie y el tobillo. Si el podólogo descubre que los dedos afectados todavía son flexibles, el tratamiento para el dedo en martillo puede implicar simplemente ejercicio, terapia física y zapatos que se ajusten mejor. El tratamiento para los dedos en martillo generalmente consiste en controlar la mecánica del pie, como caminar, mediante el uso de ortesis personalizadas.
Para casos más graves en los que los dedos de los pies se han vuelto inflexibles y rígidos, se puede sugerir la cirugía. Durante la operación, el dedo del pie recibiría una incisión para aliviar la presión en los tendones. Luego se puede realizar una realineación de los tendones mediante la extracción de pequeños trozos de hueso para enderezar el dedo del pie. En algunos casos, se necesita la inserción de alfileres para mantener los huesos en la posición correcta a medida que el dedo se cura. Por lo general, se permite que el paciente regrese a casa el mismo día de la cirugía.
Si se realiza una cirugía para reparar un dedo en martillo, es pertinente seguir las instrucciones postoperatorias de su médico. Las instrucciones pueden incluir varios estiramientos, recoger canicas con los dedos de los pies o intentar arrugar una toalla colocada plana contra sus pies. Use zapatos que tengan tacones bajos y una gran cantidad de espacio para los dedos para mantener la comodidad. Deben evitarse los zapatos cerrados y los tacones altos. Los zapatos con cordones permiten al usuario ajustar la forma en que se ajustó o ella puede querer que los zapatos estén y también permite una mayor comodidad. Para proporcionar espacio adecuado para sus dedos, seleccione zapatos que tengan un espacio mínimo de media pulgada entre la punta de su dedo más largo y el interior del zapato. Esto también aliviará la presión en los dedos de los pies y evitará que se formen futuros dedos de martillo. Otras medidas preventivas que se pueden tomar incluyen ir a comprar zapatos nuevos a la mitad del día. Tus pies son más pequeños en la mañana y se hinchan a medida que avanza el día; probarse y comprar zapatos nuevos al mediodía le dará el tamaño más confiable. Asegúrese de verificar que los zapatos que compre sean del mismo tamaño. Si es posible, pídale a la tienda que extienda los zapatos en sus puntos dolorosos para permitir un confort óptimo.

El tratamiento rápido puede prevenir daños mayores.

Programe su consulta gratuita para determinar el mejor curso de acción.

Programa una consulta

Para programar una cita, llámenos al (201) 659-5222 o envíe el formulario a continuación y nos pondremos en contacto con usted en breve.


[recaptcha]