Nuestros servicios

Callos

Los callos dolorosos necesitan tratamiento.

Los callos son acumulaciones de piel dura que generalmente se encuentran debajo de las superficies que soportan peso en la parte inferior del pie. Por lo general, son causadas por una distribución desigual del peso o por el uso de zapatos mal ajustados. Cuando los callos se vuelven demasiado gruesos, pueden volverse dolorosos. En estos casos, tiene sentido ver a un podólogo.

La mayoría de las personas tienen algún grado de formación de callos en las plantas de los pies y generalmente no causan ningún problema. Los callos también pueden formarse alrededor del talón, lo que puede provocar una fisuración del callo, una condición dolorosa.

 

El uso de zapatos ajustados con suelas amortiguadoras puede ayudar a aliviar las presiones en el pie que pueden conducir a los callos. Si sufre de callos, trate de evitar los zapatos de cuero u otros zapatos de suela dura que no proporcionan una amortiguación adecuada. Las plantillas también pueden ayudar un poco.

 

NO intente cortar usted mismo un callo. Esto puede llevar a graves consecuencias. En cambio, el autotratamiento generalmente consiste en remojar el área en agua tibia durante 10-15 minutos y frotar suavemente con una piedra pómez.

 

Si tiene dolor o este método no elimina adecuadamente el callo, un podiatra puede ayudarlo.

 

Los callos pueden ser tratados.

Programe una consulta gratuita y comience a obtener algo de alivio.

Programa una consulta

Para programar una cita, llámenos al (201) 659-5222 o envíe el formulario a continuación y nos pondremos en contacto con usted en breve.


[recaptcha]